LEE KUEI-SHIEN 李魁賢詩集 (Taiwan)

Lee Kuei-shien

Lee Kuei-shien

 

Li Kuei-Hsien (1937) es un autor y poeta taiwanés. Comenzó a escribir poemas en 1953 luego de graduarse de Ingeniero Químico  en el Instituto de Tecnología de Taipei. Lo caracteriza su escritura del verso extendido en Hokkien taiwanés y es una figura influyente en el movimiento de la literatura de su tierra. El trabajo de Lee aparece en varios libros de poesía publicados en 2001, 2002 y 2003. Su “Requiem del incidente del 28 de febrero” fue musicalizado en 2008 por el compositor Fan-Long Ko. Ha sido traducido en Japón, Corea, Rusia, Nueva Zelanda, Mongolia, India, la ex Yugoslavia, Rumania, Grecia, España, Holanda y Canadá. Li también ha traducido poemas y colecciones editadas de poemas modernos de Italia y otras fuentes europeas. Fue presidente de la Fundación Nacional de Cultura y Artes de Taiwan. Desde 1976 es miembro de la Academia Internacional de Poetas en Inglaterra. Fundó el Taiwan P.E.N. en 1987 del que ha sido Presidente. Galardonado con el Premio de Poeta Distinguido de Corea (1994), el Premio Taiwán de Poeta de Rong-hou (1997), el Premio Internacional de Poetas de la India (2000), el Premio de Literatura de Taiwan Lai Ho y el Premio de Cultura Premier (2001), el Premio Michael Madhusadan (2002), el Premio Wu San-lien de Literatura (2004) y la Medalla de Poeta de la Fundación Cultural Mongol (2005). En 2001, fue nominado para el Premio Nobel de Literatura por la Academia Internacional de Poetas de la India.
.
Trad del inglés de Ricardo Rubio
 .

Existence or Non-existence     存在或不存在

Existencia o no existencia

 

El cuadro

Desde hace mucho tiempo
“Los amantes” de Picasso están en  el mismo sitio
sobre la pared.

Me gustaría elevarlo de posición,
lo que implicaría reducir el fulcro
para que se vea más alto.

Cuando se excede el centro
todo el cuadro cae
del revés.

En ese instante,
la imagen colapsa
y su sombra desaparece.

El cuadro se mantiene
anhelando
la posición original de “Los amantes”.

Pese a todo, un clavo
permanece en el corazón
en la pared.

23/02/1994

.

Me borro

Me borro
no existo en tu idioma
borro mi propia sombra de tu historia
me niego a aparecer en tu sueño
me borro deliberadamente
convirtiéndome en otro, no en la nada
en un campo de distinta contingencia
durante la trama confusa
permanezco atónito bajo la superficie del suelo
para enterrar mi propia vida
para evitar el corrosivo aire venenoso
con mi existencia ausente en tu lenguaje
con mi sombra ausente en tu historia
con mi apariencia ausente en tu sueño
estoy en otro campo de confusa contingencia
voy a ser incubado en un tiempo de asombro y diferente
Por fin el resultado de esta anulación:
tu existencia ausente en mi lenguaje
el borrado de tu sombra en mi historia
el rechazo a tu aparición en mi sueño
Me borro
por fin, por fin se borra todo tu sistema

10/09/1994

.

Los recuerdos no pueden apagarse

 

Tu libro de poesía que dejaste en mi casa
no tiene un poema para mí

Supongamos que quemo el poemario para calentarme
¿Pasaría este invierno
de un modo más romántico
o más marchito?

Me place devolverte este libro de poesía
y simplemente quedarme con la calidez de los recuerdos
para mantener la temperatura de mi cuerpo en lo que resta del invierno

Un libro de poesía es bastante intenso
los recuerdos no pueden quemarse
Mis recuerdos crecen con más ardor
y así este invierno se acorta

23/12/1994

.

La variación de la existencia

El retrato de mi perfil
siempre es una imagen extraña.
No conozco mi barbilla
tan resistente a la gravedad.
Todos los días me visto ante el espejo
mantengo el equilibrio en las dimensiones X e Y
pero sin claridad definida para la dimensión Z,
sumergido en un sentimiento sin ninguna realidad.
En la vida tridimensional
sólo mi propio plano se muestra real
y en ese retrato plano
se detecta un inconsciente nivel estéreo.

De la cinta magnética escucho mis propios sonidos
y encuentro sorprendentes voces magnéticas
tan hermosas que las envidio.
Por lo general escucho mis propias voces
saliendo del tímpano perpendicularmente,
y después de grabarse en la cinta magnética,
entrando en la membrana del tímpano en paralelo.
¿Sucede por la variación de la melodía
del mismo modo en que se propagan las ondas del sonido
a través del espacio?

El suceso que agrada a mis ojos
causa una sensación de disgusto
a través del proceso artístico.
La melodía me resulta terrible
por el contrario, me encanta
mediante la reproducción mecánica.
¿Cuál es la esencia de mi existencia
y cuál es la existencia de mi esencia?

8/11/1995

Ricardo Rubio y Lee Kuei-shien en Macedonia

Ricardo Rubio y Lee Kuei-shien en Macedonia

RADOMIR BATURAN (Piva, SERBIA / Toronto, CANADÁ)

Radomir Baturan

Radomir Baturan

Radomir Baturan nació en Piva, Babici, Serbia, en 1948, actualmente vive en Toronto, Canadá. Terminó la escuela primaria en Niksic y en una escuela normal en Sarajevo, ciudad donde también se graduó en la Facultad de Filosofía. Con un estudio de Grado de las novelas de Borislav Pekić, se doctoró en la Universidad de Belgrado. Es Miembro de la Asociación de Escritores de Serbia y la República de Serbia. También fue miembro del PEN Canadá. Ha dictado conferencias y ha publicado en las principales revistas de Serbia y Yugoslavia. Antes de ir a Canadá vivió en Krusevac, ahora vive en Toronto y se dedica a la obra científica, literaria y educativa. Es editor de la revista de literatura y cultura de las personas que hablan en el idioma serbio en Toronto. Su lengua materna es el serbio, y habla y escribe Inglés. También el ruso y el francés. Ha publicado: “Los escritores más jóvenes de las ciudades gemelas”, La juventud literaria, Krusevac, en 1978; “KOK primer libro de poesía y prosa de escritores jóvenes”, La juventud literaria, Krusevac, 1979; “Ninguna esperanza”, Bagdala, Krusevac, 1987; “Pitomuša”, Giro, Krusevac, 1987; “Romani Borislav”, Universidad palabra, Niksic, 1989; “La revelación: Garde”, Libro Científico, Belgrado, 1993; “Jovan Ducic, la Verdad”, el Instituto de Literatura y Arte y la Ciencia libro, Belgrado, 1995 y 1996; “Zivko Jevtic, conciencia de sí mismo y la existencia de la intimidad”, Biblioteca Narodan, Krusevac y la Biblioteca Nacional de Jagodina, 1996; “Milorad Miketić, morder la mano”, NEA Publishing, Toronto, 2000; “Garde poeta”, NEA Publishing, Toronto, 2000 (en Inglés); “Hablando en Skenderaj”, Asociación de Escritores de Serbia, Belgrado, 2005; “De Rastka a Rastka”. Antología de la poesía metafísica de Serbia, estudio gráfico Dereta y NEA Publishing, Toronto, 2006; “Su Mihailovic, corifeos / Vasa Mihailovich, corifeos”, Escuela Raska, Belgrado, 2008 (en serbio y en Inglés); “Damarice”, Prometeo, Novi Sad, 2014; “Curador Mezezija”, novela, Catena Mundi, Belgrado, 2015.

Traducción del inglés por Ricardo Rubio

Morava y Mattawa*

En las orillas del Morava y del Mattawa
mi corazón late
Morava con su ritmo familiar
Mattawa con un extraño pulso de tristeza

Al río Morava, lo alimenta el Nilo
El agua congelada del Mattawa y la tierra
son dos serpientes en dos continentes
pero también son trépanos que cavan hondo

El cavado no halla el fin
hasta una erupción en la sangre
Una vez fue mi sangre nativa
la otra es solo un grito

En las orillas del Morava y Mattawa
la voz de una madre llama en vano
“Rade, mi hijo, no me olvides”
mientras un soldado extranjero azota con un látigo

Mi corazón se acelera ante el río Drina
desde su origen hasta el último aliento en el puente de piedra
bajo una luna creciente sobre el valle del Morava
y en el río Mattawa puenteado por el hielo

Ante los ríos Morava y Mattawa
mi corazón todavía se llena de emoción
pero a latidos lentos
porque el dolor de un emigrado nunca cesa

Oh, río Morava plantado por el Nilo
Oh, Mattawa, agua marcada por el hielo
Sobreviví y crucé todos los puentes
pero no encontré la paz en medio de los dos

Acacias o Mujeres

Amanece
el día pela la noche
y brota la mañana
en los extremos
de armenios y serbios

Contemplo un pastel
como si fuera el metafísico Rajkovic
donde se dibujan las acacias de Bagdala
doy un paseo
de barranco a barranco
trepo la colina

Glints of acacias
Glints of slender women
In white dresses
Across glades

Destellos de acacias
destellos de mujeres esbeltas
en vestidos blancos
a través de los claros

Parecen seguros de caer
cuando mi vista se ajusta
y se desvanecen

Acacias o mujeres

Mordisquear

En la pasión mordiente
de cuerpos o conciencia
dudo
intento
morder mi palma

Pero echo de menos
ese lugar de la mano
he mordido y arrancado el anillo
con un poco de piel
y me rompí un diente

No sé
qué duele más
si el diente o el dedo
o la conciencia
La fidelidad punzante
de la mordida primordial

Alma

Esa
que nos tienta
A menudo perjudica
a veces agrada
la llaman alma

Tormentosa
como mares
Sensible
como colinas
Rota
como lanzas
Exuberante
como mariposas

Alma
un campo perfumado
una herida sangrienta
una brisa agradable
una tempestad que rabia
una canción y un grito

Esa
la que nos lleva
es un alma
en un hombre

Marcas

Buscando
huellas que revelen
bestias
en la nieve profunda

Buscando gente
en ojos centelleantes
Una sombra
profunda
en un thriller
cebos
que se funden
o sangran
en el alma hipnotizada
joven
y caliente
para inflamar
o quemar

Buscando huellas
Muchas
van hacia la cueva
pero ninguna vuelve

Hojas de vida
huellas
que conducen
a un hombre

 

*Mattawa significa “Encuentro de aguas” en Ojibwa.

 

MIFRANI ABDELHAQ (Safi, MARRUECOS)

Mifrani Abdelhaq

Mifrani Abdelhaq

Mifrani Abdelhaq es poeta y crítico nacido en Marruecos, también es periodista en la ciudad de Safi. Fundador y Director del Rencontre International de la Poésie SAFI, propiciado por la Fundation ALKALIMA Pour La Culture Et L’art, que se celebra es distintas ciudades de su país, partiendo desde Safi, y que cuenta con cuatro encuentros hasta 2016. Sus trabajos más conocidos incluyen “La coolage poeta”, “El silencio de los sentidos”, “Acuario del dolor” y el ensayo ”Poética en la guerra y la violencia de la fantasía”, y otras obras colectivas.

Traducciones de Ricardo Rubio

Acuario del dolor

-1-

No puedo encontrar las palabras correctas
para la fiesta de esta noche
Dado que brillaba en la oscuridad
ella no bailó
en lo profundo de su corazón

Los amantes de la inclemencia
intentaron durante toda la noche
embellecer el marco de la guerra
Para ser
aún más dulces

-2-

El sentido llegó tarde a la fiesta de esta noche
El texto era precioso con sus crímenes
El mundo está jodido
está pidiendo que le presten una corbata
Lo que le queda a la palabra
es decir algo sobre los derechos
durante la tormenta

-3-

No soy digno de la vida
es que llegué tarde a la compasión
y el infierno me eligió
para coronar falsas esperanzas
No merezco morir
porque la vida
me mostró pequeñas luces de gloria
Todavía estoy nadando en un acuario de dolor
No merezco esta alma
que odia los susurros que ríen
de la maravilla
La maravilla
del fin

-4-

Las voces de la guerra
se visten de asesinas

Labios partidos

Estaban ahí
manteniendo la imagen quemada
y las heridas de Mohammed Khaïr-Eddine
Siempre allí
en el jardín del ser

Yo estaba ocupado
Estaba haciendo los árboles del poema
para Mohammed Rizki
para que no nos dejase con furia…

-5-

Nadie confiesa la tentación que dan las luces
la que hace una silla de montar para la próxima gloria
para andar sola
en una grey de mal olor
Los encantadores de serpientes que
embellecen los ojos de las palabras
con de la miel de la oscuridad
con vasos de basura servidos por la criada del mundo
Ella quiere mi dolor
Mis únicas luces
en la tierra…

SANAZ DAVOODZADEHFAR (Teherán, IRÁN)

Sanaz D

Sanaz Davoodzadehfar

Sanaz Davoodzadehfar es una joven poeta persa que comenzó el camino del arte a través del teatro, disciplina en la que obtuvo premios y reconocimientos por sus trabajos escénicos. Sus poemas comenzaron a ser publicados en revistas, folletos y periódicos, hasta culminar en un libro: “Camino sobre una palabra muerta”, que fue traducido del persa al árabe por Muhammad Hilmi ar-Rīsah y publicado con la colaboración de la Casa de la Poesía en Palestina. Traducido también por Asma Gherib del árabe al Italiano. Del mismo modo fue traducida en Alemania y publicado allí su libro; también apareció una versión bilingüe en Inglés-Checo, y sueltos en otros idiomas, como turco, sueco, curdo, francés, aunque mayormente es dable encontrarla en publicaciones árabes y en este último idioma.

Traducido de versión inglesa por Ricardo Rubio

Una isla aislada
rodeada por una quimera de tubos entrelazados,
un sinfín de llamas de fuego,
corales muertos,
y árboles que apenas pueden respirar.

Árboles fantasmas
se desplazan por un camino solitario,
un camino que va a ninguna parte.
La gente es prisionera
en su ropa de trabajo,
comiendo y durmiendo.
Aquí tiro mi vida por la borda
a los veinte años y algunos más.

Rodeada por una quimera de tubos entrelazados,
rodeada por la continua presencia de los cuervos del llanto.
Una isla con un clima muy caliente o muy frío.
Una isla con trescientos y algunos días más sin lluvia
y un día de lluvia loca.
Rodeada de aguas oxidadas,
diez números de dos dígitos,
y los almacenes hinchados con mercancías,
aquí arrojo mi vida por la borda,
me achico dentro de mi ropa.
Mi cuerpo, un “damam”*,
mi lengua, un címbalo,
mis palabras están atrapadas en un círculo sin fin
que hace que se borren a sí mismas.

En esta isla
algunos hacen dieta de pensamiento
para asegurarse el timón
y fijarlo en su cabeza,
y el amor se considera periférico.

Tengo veinte años y algunos más,
pero aquí,
se consiguen sesenta solo uno.

                                                                                        *Un cuerpo escrito en la isla Khark.

 

 

Cuando empecé a amarte
dejaste de quererme
y el infinito se convirtió en años
para mí.

 

 

Si quitaras las fronteras
emigraría hacia ti
sin visa.
Mi caso no sería político
He huido por amor
Si regresara
mutilarían
mi lengua y mis labios
Amor es
Aquí el amor es limitado
silencioso

sin patria.

 

 

Estaba demasiado cansado para pensar,
encendió un cigarrillo.
se arrellanó en el sofá de cuero
y trató de olvidar el mundo.
Un poco más tarde
se quedó dormido
como un niño.
La paz.

 

 

De modo totalmente inesperado,
mi lápiz se transformó en un arce
lleno de cuervos,
y los cuervos cubrieron todas mis palabras.
¿Cómo puedo escribir ahora
que mi corazón tenía una paloma para ti?

 

Morir de pie
es un sueño descabellado,
ya hace años
que los árboles nacen horizontales.

 

 

Envejeciste rápidamente,
yo no fui buena niña contigo.
En tu vejez
me avergüenzo.
Debes ir a un geriátrico,
¡oh amor!

 

 

Estoy aislada
y quieres enterrar
todo el ruido de esta carretera en mí.
No pasa siquiera cerca,
pero déjame oír el sonido
de las alas de mariposa.

 

Vine al mundo llorando,
viví llorando.
Me gustaría irme
con una sonrisa
igual a la de la Mona Lisa

 

 

Para llegar a ti
camino sobre palabras muertas.
Quizás
pueda oír
una palabra en un suspiro.

 

 

KHAZAL AL MAIJDI (Kirkuk, IRAK)

Khazal Almajidi

Khazal Almajidi

Khazal Al Maijdi, poeta, dramaturgo e investigador en ciencia e historia de las religiones y las civilizaciones antiguas. NacIó en la ciudad de Kirkuk, Irak. Doctorado en historia antigua (1996). Desde 1973 a 1998 trabajó en radio, televisión, revistas, periódicos, cine y teatro, así como para la Asociación de Escritores iraquíes. Desde 1997 hasta 2003 fue Profesor en una Universidad de Bagdad y en la Universidad de Derna en Libia. Desde 2004 a 2006 fue Director del Centro Iraquí para el diálogo entre las civilizaciones y las religiones en Irak; de 2007 a 2014, como Profesor de Historia de las Civilizaciones y Religiones antiguas, en varias universidades abiertas de los Países Bajos y resto de Europa, y Ponente en conferencias especializadas (Universidad de Leiden). Es miembro de las asociaciones: de Escritores Iraquíes, de Escritores Árabes, de Dramaturgos iraquíes, Organización de Periodistas de Irak y Historiadores árabes.
Ha participado en múltiples conferencias de carácter poético y cultural en distintos países y ha recibido diversos reconocimientos. Sus libros publicados son numerosos: 35 poemarios recogidos en 6 volúmenes: “Delmon Wake”, “Anti-physics”, “Ramboud  Crutch”, “Snak and Ladder”, “Image poems”, “Perhaps… who  knows?” y dos libros teóricos sobre poesía cognitiva; 37 obras teatrales, de las cuales 14 se han llevado a escena, publicadas en dos volúmenes que contemplan títulos como: “Hamlet without Hamlet”, “Sedra” (piezas muy breves), “The resurrection of Scheherazade”, “Freedom Monument”, “Lady Haramlak Lady”, “Yellow music”; Historia y Civilizaciones en 10 libros que comprenden, entre otros, los siguientes  títulos: “The ancient history of Jerusalem”, “The ancient treasures of Libya”, “Nabataeans”, “Enki  book”, “Beginnings Magic”; Historia y ciencia de las religiones reúne 14 libros, entre los que podemos encontrar títulos como: “Sumerian religion”, “Egyptian religion”, “Greek religion”, “Roman religion”; y sobre Mitología, 12 libros, algunos de los cuales son: “Eternal Eternity”, “Ancient Jordan Mythology”, “Sumer Gospel”, “Babylon Gospel”,  “Mandaean mythology”.

 

Traducciones desde el inglés por Ricardo Rubio

 

¿POR QUÉ NO BAJAS LAS CORTINAS?

¿Por qué no bajas las cortinas y dejas que te vea,
de modo que podamos conocernos uno al otro
y yacer en los brazos de las glorietas medio desnudas,
lanzándonos pequeñas almohadas?
¿Por qué no bajas las cortinas y enciendes la velas
así nuestros cielos pueden suavizar
nuestra luminosa carne, para inhalar
y relajarse en las aguas de la luz?
¿Por qué no bebemos una copa de vino tinto
para multiplicar las mariposas alrededor de nosotros,
absorbiendo el cosmético de sus alas?
¿Por qué no escuchamos la música
que alimenta nuestras brasas interiores,
echados junto a la chimenea?
¿Por qué no nos abrazamos más y hacemos lugar
para colgar nuestras cadenas de ají picante,
nuestras batas y nuestras máscaras?

.

TU CABALLO

Tu caballo ha corrido en mi sangre por años,
pero recién ahora llegó a mi corazón.
Allí se detuvo y estampó sus pezuñas.
Le acaricié el cuello.
Me fue al hígado,
donde destrozó la cerca de madera
y huyó.
Llegó a mis pulmones
y respiró allí un buen rato.
Me acerqué a él y besé su nombre.
Luego saltó a mi garganta.
Comenzó a quejarse
y aún sigue relinchando.
¿No escuchas mi canto?

.

EL PLATERO

Eres un platero.
Tus dedos son obvios precediendo los anillos.
Tus pechos parecen pájaros soñolientos al atardecer.
El río que te guarda
un barco de inmigrantes.
Tu espejo está en mi mano.
¿Por qué cambias de nube a leona?
Tus ofrendas se remontan al cielo, pero no tus imágenes.
Tus plegarias se remontan al cielo, pero no tus lunas crecientes.
Mi memoria te aleja,
pero mis sentidos te traen nuevamente.
¿Por qué soy prisionero del brillo de tu luz?

.

 

SOBRE LOS UMBRALES DE LOS TEMPLOS

 

El amor es más que una coincidencia entre el pájaro y el nido.
El árbol es mayor misterio, ¿por qué está aquí?
¿Por qué nos movemos a su alrededor?
Para justificar mi presencia necesito una lápida blanca.
Necesito un collar de piedras alrededor de mi cuello, necesito una pulsera de madera
y un amuleto en mi brazo.
Ellos practican el amor como un viejo hábito cansino.
Dioses muertos sobre los umbrales de los templos.
Algunos podrían amar creativamente.
Déjame decirte, oh tonto: El amor es creatividad y nada más.
Aun escribir del mejor libro es menos importante que el amor.
Lavo mi cuerpo con agua de lluvia y corro por los campos,
alzo mi espejo, no veo nada que se me parezca.
La tapa de un libro puede protegerme; crezco feliz día tras día.
Cuando los enamorados pasan por mi río
les robo las rosas, al aroma de sus abrazos,
los pequeños arroyos bajo sus pies.
Los sorprendo
poniendo una rosa cerca de la pezuña del caballo
esperando algún gran amor que descubra mi rostro.

.

 

LAS CIGÚEÑAS SE FUERON VOLANDO CON TU ROPA

 

Allí estaba mi seda, en la que dormí
con mis cenizas y papeles.
Tú te envolvías en mi aroma.
¿Por qué no entraste en la gruta?
Flotabas sobre las olas sin corpiño.
Tus pechos estaban desnudos, salvo las rosas.
antorchas que llameaban sobre el agua.
Pero cuando saliste del mar
las cigüeñas mostraron su astucia:
te trajeron nuevamente la ropa
y el sueño profundo me envolvió.

.

 

 

DIRECCIONES DEL FUEGO

 

Mi cara estaba hundida en una fuente de miel
y el fuego me rodeaba por todas partes.
No me convertí en un caballo, no aún.
Yo era un dibujo o una estatua
o una piedra herida.
¡Cómo Besé el ícono entre tus muslos
¡Cómo lo hice sonrojar!
¡Cuántas veces lo probé!
¡Cuán a menudo me arrastré con los ciervos
para beber de él!
Pero me quedé solo como humo flotante,
llevé mi cama a través de tu huerto
sin encontrar lugar para dormir,
ni tus abejas revolotean a mi alrededor.

 

.

 

 

 

HIROSHI TANIUCHI (Kyoto, JAPÓN)

Hiroshi Taniuchi

Hiroshi Taniuchi

 

Hiroshi TANIUCHI nació el 19 de febrero de 1976 en Kyoto, Japón. Es poeta, traductor y miembro de Asociación Universal de Poetas en Japón (Japan Universal Poets Association – JUNPA). Estudió en la Facultad de Artes y Ciencias Integradas en Osaka Prefecture University, 1999, Osaka JAPAN. Ha obtenido el Premio “Puentes de Struga”, en 2011, Struga, MCEDONIA. Participó también en el 18º Festival “7 días y 7 noches de Poesía en la ciudad Curtea de Argés, Rumania (2014); de los capítulos anuales de Poetry Reading in Kyoto  (2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, Kyoto, JAPAN); del Festival Internacional de Poesía en la ciudad de Safi, Marruecos, 4º Edición, tema Foros de Traducción de Poesía en seis ciudades de ese país (2016). Ha publicado el libro de poemas  “Más De Una Palabra Al Mundo” (JUNPA Libros, Kyoto, 2011.

 

Catástrofe

Si despiertas con la frecuencia con que vas a dormir
habrá tantas mañanas como ayeres

Si hay tantas noches como días
habrá tanta oscuridad como luz

Si hay tantos nombres como sustancias
habrá tantos universos como estrellas

Si hay tantos pensamientos como palabras
habrá tantas verdades como mentiras

Si hay tantos encuentros como separaciones
habrá tanta alegría como la tristeza

Si hay tantos fracasos como éxitos
habrá tanta indecisión como persistencia

Si hay tantos inicios como finales
habrá tantos sueños como realidades

Si hay tantas puertas como llaves
habrá tantas mujeres como hombres

Si hay tantas historias como la vida
habrá tantas historias como personas

Si hay tanta vida como la muerte
habrá tanto olvido como existencia

Si hay tantas curas como lesiones
habrá tantas enfermedades como médicos

Si hay tantos conflictos como armas
habrá tantos oponentes como aliados

Si hay tantas naciones como hombres de Estado
habrá tantos mundos como poetas

Un mundo simétrico tan desenfrenado
se derrumbó porque lo amaba.
.
Sueño de cielorraso

A través de una ventana abierta en el techo
Cuento los parpadeos de las estrellas que brillan
Comparo la velocidad de las nubes que pasan
Doy una breve respuesta a las chácharas de los vientos
Ajusto una inclinación de la somnolienta luna perezosa

Luego de terminar el trabajo nocturno, bajo la mirada
Un niño pequeño está durmiendo en una cama
Miro sus sueños con calidez
Tejo su respiración con gentileza

En el aire exterior desnudo y amargo
No podrías resfriarte
El revés del cielorraso abre un ala de ángel
Es la ventaja de la ternura

Espero que me saltees
Espero que al mirarte
Seas el sueño infinito
Seas el sueño ilimitado
Espero ver tu sueño volando

.

No obstante, eres lluvia que cae
No hay luz artificial
alrededor de las gotas de lluvia sobre el mar
No obstante, eres lluvia que cae

No hay manera de quitar la salinidad del mar

Sin embargo se diluye con agua
Sin embargo se diluye con remedios
Sin embargo se diluye con dolor
No se puede quitar la picazón del cuerpo
No se puede quitar la desesperación del mar

Sin embargo las personas se organizan
Sin embargo las personas alzan la justicia
Sin embargo la gente exclama
Pierden cada una de las caras
Pierden cada una de las razones

No hay luz artificial
alrededor de las gotas de lluvia sobre el mar
No obstante, eres lluvia que cae

No hay manera de quitar la salinidad del mar

Hoy también están creciendo y menguando
Su luna, sus olas y su soledad
Hoy también están creciendo y menguando
Su luna, sus olas, y su soledad

.

Mi desierto

En mi desierto
No hay pisadas que vayan

No hay pisadas que deambulen
No hay pisadas de regreso a casa
No hay pisadas de nadie

En mi desierto
Mi pasado no emerge

Mi futuro no está tallado
Como esos que mueren y permanecen
en un espejismo de la memoria

Las hormigas van y vienen
y no quieren decirme de dónde salen

sólo demuestran lo absurdo
El desierto una vez fue mar
Da muerte en lugar de nacimiento

Una noche,
la luna llena se convirtió en luna nueva
que cambió mi mar por un desierto
No fue el sol
No fue el dióxido de carbono

.

Mi red

De lo profundo del mar infinito
Traté de sacarlo
Pero nunca atrapé
El pez del amor

Agua de misterio
Luz de luna de esperanza
A través de la malla de mis dedos
Todo se derramó
Todo cayó
Todo huyó
Incluso su sombra
Se convirtió en el universo de las estrellas

 

EDUARD HARENTS (Armenia)

Eduard Harents

Eduard Harents

Eduard Harents nació en 1981 en una hermosa y pequeña villa entre los montes Syunyats de Armenia. Portando una increíble inteligencia, ama la lectura y el estudio. A muy temprana edad obtuvo “El Master Honorario” de la Asociación de Juegos de Inteligencia. En 2004, se graduó en el Departamento de Lengua Árabe y Literatura en la Universidad de El Cairo. Continuó sus estudios en la Yerevan State University y obtuvo el Grado de Maestro de Estudios Árabes. Habla, además de su lengua natal armenia, el árabe, el hebreo, el francés y el ruso. Publicó cuatro libros de poesía y está actualmente trabajando sobre el quinto. Su poesía has sido traducida a los idomas ruso, inglés, francés y árabe. Eduard es también traductor de poesía de los lenguajes árabe, judío, francés y ruso al armenio, y ha traducido a poetas armenios contemporáneos al francés.

 

Traducciones de Ricardo Rubio

***

 

Van Gogh se sintió aliviado de su oreja,
porque no la necesitaba:
ya había oído la Genius.

Al-Ma’arri realmente vio tanto,
que luego
los ojos ya no fueron importantes.

Charents no tuvo tumba,
porque
aún no ha muerto.

Saludo a la gente con mi mano izquierda,
porque con la mano derecha
ya he saludado a Dios…
.

***

Los sueños… Los sueños son las alas del alma,
que vuelan más arriba del alma.

La biografía es sólo una sombra del destino:
aparece cuando se queman las luces.

Las confesiones son las mejores jugadas del perdón,
duran más tiempo que el juego.

Y… las preocupaciones son hijas de los regresos
que nacen… antes que los padres…

.

***

Este poema,
que me llama padre,
cuyos ojos están llenos de risas sin fin,
repica así en mis momentos de tristeza,
como mi sonrisa
es su juguete perdido…
Siempre gana en todos los juegos,
habla de sus queridas muchachas,
y antes de dormir
me ordena
que le cuente cuentos de
mi infancia…
Y como un tonto otoño
me derrumbo ante este milagro…
Y tomando los gritos de mi hijo en las palmas
me encuentro susurrando:
– Tú mismo eres el cuento, zonzo –
…Y de la alegría
no puedo recordar
ningún cuento de hadas de ninguna manera,
Se ríe de mí
toda la noche-
hasta el amanecer…
Entonces-
el tintineo de la alegría se mantiene entre los párpados-
ingresa a una sagrada siesta.
Si mi canción está durmiendo, – abre sus ojos…

.

***

Vamos a familiarizarnos.
Mi apellido es Amor
y mi nombre – Beso.
Tengo los ojos verdes
y la luna azul
y el universo -vena-
con sangre de luz de luna.
De este modo, he nacido en el comienzo del siglo Eterno –
en el mes del Instante –
del año Feliz –
en la noche del secreto del
Mítico día –
sobre el amor de la Necesidad y el Retorno
con el cuerpo del misterio…
Bueno, te voy a decir una cosa más,
Yo amo a estos
cuyo nombre es Amor,
y el apellido – Beso…
Vamos a familiarizarnos.

***

En ese día rojo
hasta las abuelas paganas de mi musa,
con una votación secreta y cerrada,
decidieron que
después de nueve meses
bajo las canciones de los faisanes de Bakunts
debería nacer el poeta de su nieta.
Y ya que estaban temerosas de Dios,
decidieron
que la última manzana de los árboles del cielo,
que no fue dada por ninguna suerte de médico
se oculte con cuidado bajo la falda de mi madre…

En agosto de 1981-
mi padre estaba destilando vodka de mora…

***

Los veranos se desmoronan enrojecidos,
como “Danaides” de Rodin, membranas del cerebro…
Los otoños están cansados, desordenados por el destino,
afuera de su matiz –
como la braga abierta de un pintor en estilo barroco…

Los inviernos son pistilos autocríticos
prolongación pálida
de verdes sueños de ángeles …

Pero aún así soy la primavera
del amor no correspondido…

.

***
Bajo la ventana de la poesía
desde el final hasta el comienzo del siglo
prodigo serenatas de borracho…
Y a mi alrededor las membranas mascan
tiempos de prostitutas,
para cautivar mi corazón,
están cambiando los matices de
su matriz para la estéril ropa interior, –
mi querido color en el mundo
es la poesía…

.

***

Rojo,     

rojo,
entre sus blasfemias rojas
los colores de los ángeles
llueven de mala gana;
la lluvia está punteando chubascos
en el pavimento de mi alma,
lo que estás
respirando
ahora-
como un amanecer…
***

Ahora poco a poco la despojo de aleros de silencio
y estampo mi oración,
que irrumpe desde las sombras de la palabra…
Ahora el matiz es más que la voz …
Y ya
entro descalzo en la capilla de la Esperanza,
ya que los pasos de mi fortuna no dibujan voces.
Cuántas huellas fueron chasquido del estruendo…
Pero la huella es la oración por mi amor,
que nunca termina,
porque eso no se entinta con una palabra…
Y ahora
el color principal es
el del amor que es la poesía de los sentimientos…
Esas musas no reconocen a una mujer…

.

***

Hoy más que nunca
empiezo a tener la necesidad de la existencia de Dios.
Y si existe,
en este caso,
hoy más que nunca
empiezo a creer paso a paso a la leyenda:
que su hijo era un hombre tan sencillo como yo,
aunque pudiera controlar las olas del mar
bajo sus pies…
Porque aún por muchos años-
yo no solo estaba caminando,
estaba corriendo
en el océano
del dolor y del amor…

.

***

Soy la biografía de los remordimientos de Dios:
a menudo deslizó trazos de mi destino.
El dolor de las ninfas
que se hicieron aves
y picotearon las naranjas en las sílabas de mi destino…

Luego, en mis palmas
manteniendo con solemnidad la mirada arrepentida
Dios buscaba las manzanas;
mi aniversario se celebró de ese modo
porque soy la biografía del remordimientos de Dios.

Las manzanas no caen desde los bordes de mis ramas:
se las legó a la serpiente, Eva y Adán,
a quienes luego echó del paraíso.
También olvidó conservar algunas semillas…

Como el fin vertical de un meteorito
la trayectoria de la fruta desapareció del paraíso…

Como los ángeles no pudieron perdonar a Dios
decidieron olvidarme,
porque soy la biografía de sus remordimientos.

MARY-JANE NEWTON (INDIA-HONG KONG)

 

Mary-Jane Newton

Mary-Jane Newton nació en India, creció en Alemania, estudió y trabajó en el Reino Unido y vive en Hong Kong desde 2008. Es autora de dos libros de poesía, “De símbolos mal usados” (2011) y “Desbloqueo” (2013), ambos publicados por Proverse Hong Kong. Sus trabajos ha sido publicado en diversas revistas literarias y antologías. Su tercer libro, “Pequeño pájaro cruel”, aparecerá en 2016. Es directora editorial Macmillan Publishers China.

—————-

                                                                                                 (Traducciones de Ricardo Rubio)                                                                

 Asesinato

si estás enferma
quizás la luna
solo sea po-po-poesía
y yo sea la cura
que asimiles
descártenlos
treinta balas
para el rey
treinta consonantes
consumidas, conspiradas
y en su sangre
la reina
debe unir con líneas de sable
la surcada
piel desnuda
un parásito
y tú y
palabras nada más
que picazón inútil
bailando con tus
correligionarios
después de haber irrumpido
en el palacio
dedos refregando ojos
estómagos atiborrados
mira por ti mismo
el futuro
en los astros
está abierta y desnuda
liberada y cantando

 

 

 

El cometa

 

                             para Saskia

 

Uno puede contar una historia
empezando por la mitad
empezando por el principio
o por el final
pero les contaré la mía
en pleno vuelo:
Cierto es que
el cometa destelló cruzando el cielo
como los hombres del Apocalipsis dijeron que lo haría,
comenzó un viento caliente
y las hojas de los sicomoros
yacían alrededor como
estrellas amarillas cortadas por niños inexpertos
Estuve expectante ante el suceso
y cuando sucedió
el instante heló mi sangre y
castañeteó sus dientes como un perro rabioso
y plantó un cometa del tamaño de un granero
justo en el centro
del baldío de nuestro barrio
Cuando llegó fue un siseo, una ráfaga,
una conmoción, una convulsión del corazón,
una lesión del tiempo
y los hombres del Apocalipsis
alzaron sus brazos y se sintieron aliviados y saludaron con prudencia
y tal vez debería decirles que, en realidad,
el cometa era una perla en mi pecho
que había caído y ostrado mi corazón
y tal vez debería decirles que, en realidad,
ustedes son el cometa
y que giré de mi post mortem
tomando el lugar del impacto
viendo el fin del mundo
y amando cada minuto

 

 

 

La cita

 

Te emplazan una cita
en la madrugada
en un hotel
y no puedes decir que no
tienes que ir
y cuando llegas
ahí está el mar de fondo y el reflujo de la pobreza
el sentido humano erosionado apestaba
se refregaron las caras contra
una antigua rueda de necesidades
los gritos atormentados de los bebés
las madres lavando enfermos en las piletas
y maleteros del infierno
soltando venenos, acarreando saliva
y hombres entre las piernas de mujeres delirantes
y luego te enteras
que los pasillos están llenos de sombras
y en las sombras cuelgan cuerpos incrustados el aire
los blancos asoman en sus ojos
las manos hinchadas y arrugadas las tripas
también cuelgan voces perdidas
suspendidas como ropa olvidada
puesta a secar
y maletas abandonadas llenas de vacío
pensamientos y risa
y el demonio presidiéndolo todo
está programado para llamarte por tu nombre
pero no ha pronunciado tu nombre
de modo que esperas y te asombras
y compruebas las puertas del hotel
pero ninguna está donde tiene que estar
y necesitas estar allí ahora
ya estás retrasado
y entonces es cuando empiezas a sospechar
que es una ruta espiralada dentro del alma de la oscuridad
y que se hunde hacia dentro
y tal vez tu nombre nunca se pronuncie
y nunca llegaste

 

 

 

Manos negras

 

Intenté correr pero mis piernas se quemaron y se derrumbaron;
Intenté volar pero mis alas fueron atadas con un hilo de veneno;
Intenté nadar, pero mi cuerpo era blando y se plegaba en el agua;
Intenté escalar, pero mis brazos fueron comidos por unas fauces con dientes afilados;
¿Quién me derritió?, ¿quién me rompió? ¿Quién dejó que mi núcleo se echara a perder?
Fuiste tú desde las sombras. El otro que intenta sobrevivir.
No hay nada tan triste como piernas que fracasan al correr, alas que no pueden volar.
¡Nada tan pobre como el corazón que llora, que puedo cambiar!
Nada tan negro como las manos que mantienen el secreto.
Te permito ser.

 

                                                                                     

 

 

 

 

 

 

 

SASCHO SERAFIMOV (Bulgaria)

Sascho Serafimov

Sascho Serafimov

 SASCHO SERAFIMOV (Trad. Ricardo Rubio)

Nació el 30 de agosto de 1953 en Dobrich, ciudad situada al noroeste de Bulgaria. Se graduó en la Universidad Eslava de Sofia en la carrera de Pedagogía Social.

Ha publicado:
“Scar” (“Cicatriz”, libro compartido,1979);
“Free Word” (“Mundo libre”, 1990);
“The Giver of Dreams” (“El dador de sueños”, 1994);
“Door On The Horizon” (“Puerta en el horizonte”, 1998);
“The blue star of the tree” (“La estrella azul del árbol” ,2004);
“Submergence of The Light” (“Inmersión de la luz” ,2009);
“Whitebearded men die at the end of the world” (“Barbados blancos mueren en el fin del mundo”, 2013).

En 1995 publicó un libro de cuentos para niños titulado “Mixed-up stories” (“Historias confusas”).
Su obra “The Tailor of stories” (“El sastre de las historias”) obtuvo el tercer premio en el Festival Internacional de Teatro para Títeres “Golden Dolphin”.
Es miembro de la BWU, está casado y es barbado.
Algunos de sus poemas han sido publicados en idiomas ruso, turco, moldavo, esloveno, inglés, polaco, alemán, croata, serbio y ahora en español.

Comentarios críticos:

Los versos de Sasho Serafimov no solo nos hablan de la liberación de las formas colectivas de la sociedad sino también acerca de los mitos de la existencia. Remarcados por el equilibrio entre el pasado y el presente, la luz y la oscuridad, la lucha y la calma, los escritos del poeta “leen” con inesperada energía la existencia humana, desde aquel pasado hasta el momento actual, revive las calles con excéntricas figuras poéticas y relata historias jamás contadas. Seguramente, “Inmmersión de la luz” no va a salvar la literatura búlgara ni va a salvar el mundo; su universo espiritual, espiritualizado a un nivel cercano al dolor, hasta un estado incandescente, todavía se mantiene al borde del colapso y la desesperación, frágil esperanza del poeta para regresar como “acumulación de recuerdos/ que abarquen la desnudez” y así compartir el posible regreso de la luz.

                                                                                               Angel Diulgerov

… Poesía del dolor y de la denuncia, del sufrimiento y la oposición a la pérdida de valores fundamentales del mundo contemporáneo y, en concreto, a la realidad búlgara después “del cambio” …

… Estos poemas tienen su propio núcleo de significado en la unidad de los valores que defienden (“amor – santuario de la luz” o “la palabra libre”, por ejemplo) con todo el despliegue metafórico de la poesía de Sasho Serafimov …

                                                                                                      Svetlozar Igov

Historia de un poema

                                               para Murphy

Un poema cayó del cielo
y rodó a los pies de un ciudadano.
—¡Fuera de aquí muñequito sentimental —le dijo.

—Es por su miedo, ¿no es así? —replicó el poema.
Pero no pudo seguir. El ciudadano sacó un arma y le disparó.
Fragmentado y lleno de humo,
como una mariposa de alas destrozadas,
rebotó sobre el pavimento.

El ciudadano llamó a la policía.
La policía registró el Poema todo el día
con el fin de arrestarlo.
Buscaba asesinos, violadores y ladrones.
¡Y hoy, nadie fue asesinado en la ciudad,
ni un simple robo, ni una sola violación!

Dos gitanos tropezaron con el poema y lo derramaron.
Le saltaron por encima y llenaron sus bolsillos.
Sus almas se cargaron de dulzura.

El fiscal abrió una causa contra el Poema.
Lo sentaron en el banquillo de los acusados.
—¿Qué buscas en nuestra ciudad? —preguntó el fiscal.
—¡No estoy buscando nada! ¡Usted me está buscando!
—¿Por qué has venido entonces?
—Me caí del cielo por pura casualidad. No quise molestar a nadie.
El fiscal miró a los cielos. Allí vio a otros poemas.
Volaron y sonrieron a su vez, a punto de caer en cualquier momento.
—¡Muy mal! —dijo— ¡Tendrá cadena perpetua
en un libro!
¡De todos modos, la gente no lee!

—¡Un poema cayó del cielo! —
dijo mi mujer, de pie junto a la ventana.
Estaba mejorando.

La tensión creció en la ciudad.
—¿Es la llegada de la primavera quien trae todo este zumbido? —
se preguntaban los ciudadanos.
—No —dijo el poeta—. Acaba de caer uno de mis poemas desde el balcón
y las personas permanecen absortas
como si ellas mismas cayeran del cielo.

Charcos de AMOR

Las guerras son indispensables cuando se necesita morir
Sólo para ellas el honor de desaparecer de nuestro mundo
sin quejarse, sin sufrir, amablemente.

Se van como una energía repentinamente extinta, en un parpadeo.
Yo no soy un guerrero y pregunto a la gente
¿cómo es que usted está contra mí con una pistola o un cohete?

Yo en contra de usted con un hacha,
generando tanto odio entre los jóvenes.
Tantas muertes, y para cada uno es la última.

Un gran baile de la imaginación: que han caído por la patria,
que los recordaremos para siempre, que…
la oración se perderá en el pasado
como un tren en la distancia.

Recogemos charcos de amor en el camino que se secan,
luego nos desprendemos de los nombres en el mármol
la memoria es un tipo de árbol
que calienta con su fuego, pero se convierte en cenizas.

Recuento de sucesos

                                      para Dora y John Waldbaum

Ella debería haber estado aquí
regando las flores
limpiando el polvo
y teniendo el pelo largo.

Pero Ella no está aquí.
¿Estamos en guerra?
Los políticos prometieron
que vendría la paz eterna
pero llegó la eterna soledad.

Y estoy empezando a tomar interés
de los lunes negros en la bolsa de valores,
en los horarios de los trenes…

¡Pero no me interesa
el modo de contar las cosas
cuando se han ido!
¿Por qué demonios
los militares no se enamoran
y vuelven a casa,
si realmente quieren crearme una vida pacífica?

Y qué fácil sería
si Ella finalmente regara las flores,
limpiara el polvo
y tuviera el pelo largo…

El sueño del mundo

                                  (pensado para el Padre del Poeta,
y p
ara Dimitar Atanasov, un escritor de Plovdiv
y buen amigo
.)

Yendo, regresas,
porque pasas por alto la mañana, la ciudad, tu vida…
¿Y tus padres? ¿Viven aún?

¡Abre la puerta y mira! Allí estaba la casa, allí estaba el barrio
Esas dos llamas, ¿son ellos? ¿Es que arden dentro de mí?
Mi padre, el zapatero. Mi madre, el ama de llaves.

Él calzaba al mundo, Ella lo barría.
Caminé sobre lo limpio, sobre el nuevo sendero. Calzado, alimentado…

¡Buen día, papá! —digo, después de haberlo olvidado de decir tantas veces,
y te ríes, te aferras a la vida, tu hijo, en tus manos.
Yendo, regresas,
como las manos, cuyas caricias todavía puedo sentir,
como las voces, que todavía puedo oír,
como el destino,
que me arrojó al futuro para estar contigo.

Esperando tu llamada

No contestas el teléfono.
No importa.
Te enviaré un poema
que muerda, que arañe, que se lamente, desgreñado.
Donde sea que vayas, lo que sea que hagas,
estará allí contigo
te hará emoticones
te sacará la lengua, te engañará,
y cuando quieras deshacerte de él,
se descompondrá en una pandilla de scouts,
de saboteadores, de cachorros sollozantes,
y entonces me llamarás
para que te salve de ella.

La arena del tiempo

Es fácil hablar con palabras de otro,
es fácil hacer la guerra con poderes de otro,
es fácil gastar el dinero de otro.

Lo mío es ver a través,
y los pensamientos que hoy comparto
es probable que hayan sido dichos por otro.

Me gustaría decir una sola palabra
que reflejase el mundo
la forma en que una gota refleja la paleta de colores.

Yo no hago nada más que la hormiga,
caminar y llevar a la semilla,
cuando veo un manantial
bebo de su agua
cuando descubro un camino,
pongo una señal
de que el mundo es aceptable.

A veces es muy peligroso perderse.
Hasta una niña sabe dónde ir
cuando corre hacia las olas
con un balde en la mano,
ella carga la arena del tiempo transcurrido
para construir un sueño.

Distribución

Para los pueblos sin mares, Dios envía la lluvia sobre los días festivos. Cada gota es una carta. Es por eso que los escritores / lentamente / deliberadamente titubean entre la llovizna. Cuando ciertos poemas se secan, pueden no ser escuchados ni vistos. Los húmedos, sin embargo, hacen llorar a mucha gente.

Rumores

Me acuerdo de un poeta
del Primer Estado búlgaro.
Él profetizó que habría también
Segundo Estado búlgaro.
Mientras estuve leyendo su obra
el estado terminó. Fue exportado.

Ahora escucho que hay un nuevo poeta.
No he oído hablar de un Estado.

Genteología

Estaba tan harto de mi tierra natal
que empecé a amarla.
¡No es de extrañar!
Yo no amo a mi país,
no amo mi trabajo,
no amo mis sueños,
no amo mi historia,
no amo mi fe,
y todavía estoy vivo.

Dejen que otros también mediten
que difícil vocación
es el amor de los impíos.

Conversación

Un poema y yo estamos bebiendo en el café
y él se queja
de que su cielo no es tan azul,
su río no es tan claro,
que alguien le robó el amor
y que la gente ya no lo considera un poema de amor, pero sí uno de lluvia.
¿Y tienes libertad? -le pregunto al poema, sólo para mantener la conversación.
¡Qué libertad! ¿Quién la usa ahora?
Pensé que la libertad es el país de poetas, pero resultó ser una mentira, una leyenda, un mito,
algo así como la Atlántida.
Todo el mundo habla de ella, pero aún nadie la ha visto.

La historia de la vida

No te preocupes, la Tierra está girando.
Todo el mundo tomará su lugar.
Para cada sombrero habrá un perchero.
Para cada culo, una silla confortable.
Alegría y besos.
El hambre verá el pan,
la sed encontrará agua,
la tristeza descubrirá la alegría.
Pero, señores, no olviden la Muerte.
Ella también quiere sentarse con nosotros.
Se siente cómoda entre la gente.
Tiene la capacidad de unir y separar
con lágrimas, dolor y polvo.

La historia de la vida es breve.
Milenios lo atestiguan.
Principio del formulario

Traducido de las versiones en inglés (del original búlgaro) de Nedialko Krouchev y Katerina Stoykova-Klemer, por Ricardo Rubio.

 

RICARDO RUBIO (Buenos Aires, ARGENTINA)

Ricardo Rubio

Ricardo Rubio nació el 11 de mayo de 1951 en el barrio de Mataderos, ciudad de Buenos Aires. Concluyó en 1967 el  profesorado de idioma inglés, así como en 1972 sus estudios en filosofía oriental, en 1983 los de analista programador. Estudió también idioma italiano, electrónica, narrativa fílmica, dirección teatral. En innumerables medios gráficos nacionales y del exterior se han publicado textos de su autoría, algunos en italiano, alemán, francés, catalán, gallego, inglés, rumano, albanés, búlgaro y ruso. De sus poemarios,  mencionamos “Clave de mí” (1980), “Pueblos repentinos” (1986), “Historias de la flor” (1988), “Árbol con pájaros” (1996), “Simulación de la rosa” (1998), “El color con que atardece” (2002), “Entre líneas de agua” (2007), “Tercinas” (2011). En narrativa se editaron los volúmenes “Calumex”, novela, 1984, “Crónicas de un legado hermético”, novela, 2011, “Minicuentos grises” (2009), entre otros. En ensayo elegimos citar “Elvio Romero, la fuerza de la realidad” (Ediciones Servilibro, Asunción, Paraguay, 2003) y “Elvio Romero – De la tierra intensa” (2007); y en dramaturgia, “Los remolinos” (1997), “La trama del silencio” (1998), “El escriba nocturno” (2002). Integra, entre otras, las siguientes antologías: “17 Poetas entre la utopía y el compromiso” (compiladores: Antonio Aliberti y Amadeo Gravino, 1997); “Esquina sin ochava” (compilador: Omar Cao, 2000); “El verbo de los tiempos” (antología de poesía universal, en ruso; compilador: Andrei Rodossky, Universidad de San Petersburgo, Rusia, 2004); “Dársena sur” (Asunción, Paraguay, 2004); “MeloPoeFant Internacional” (bilingüe: castellano-alemán; compilador: José Pablo Quevedo; edición conjunta de sellos de Berlín, Alemania y  Lima, Perú); “Breve polifonía hispanoamericana” (compilador: Alfonso Larrahona Kasten, México, 2005); “Eufonía” (2009); “Los Molinos de viento”, antología de cuentos contemporáneos, LMdeV, 2014); “Las voces que somos”, antología de poetas integrantes del Grupo Literario La Luna Que y algunos invitados;  “Poesys 18 – Elogiu Frumusetii – In praise of beauty” (Elogio de la belleza). Editura Academiei Internationale Orient-Occident. Trad. Dumitru M. Ion. Curtea de Arges, Rumania, 2014;  “Lendina e Shikimeve”. Nje antologji e poezise ndërkombëtare me 13 poet nga 13 vende te ndryshme te botes nga Jeton Kelmendi, perkthyer nga Anglishtja dhe Frengjishtja. Albania, 2015; “Zerat e Ujit” (Voces de Agua). Festivali Ndërkombtar¨i Poezisë “Ditet e Naimit”. Edicioni XIX. Macedonia, 2015; 20 poetas a mar abierto / 20 poètes au grand large”, antología de poetas contemporáneos. Edición bilingüe castellano-francés. Traductora: Françoise Laly. 2015. En carácter de antologador tuvo a su cargo los tomos I, II y IV de “Poesía para el nuevo milenio” (1999, 2000, 2001), “Emilse Anzoátegui, Antología poética (1956-1999)” y otros volúmenes de poesía argentina contemporánea. A través de Editorial Sagital se publicó en 2004 y se reeditó en 2015: “La palabra revelatoria: el recorrido poético de Ricardo Rubio”, por Graciela Maturo. Once piezas teatrales suyas fueron estrenadas, una de ellas en Madrid, España, con la dirección de Juan Ruiz de Torres. Desde 1980 dirige el Grupo Literario “La Luna Que”, que integraba desde 1978, y también la editorial del mismo nombre. Entre otros cargos, ha sido secretario general de la Asociación Americana de Poesía, miembro del comité de organización de la Fundación Argentina para la Poesía, secretario de cultura primero, y luego presidente de la Sociedad Argentina de Escritores (Oeste Bonaerense), realizó exposiciones de revistas culturales y literarias. Desde 1986 ha obtenido diversos premios y reconocimientos por su quehacer poético, teatral y narrativo. Innumerables son también sus participaciones públicas en presentaciones de libros, festivales de poesía, mesas de lectura y eventos culturales.

.——-

Eternamente ahora

Siempre este ya pegado a los ojos.
A cada instante un segundo baladí,
un ahora infinito que nutre y azora
el presente de las indecisiones:
instantáneo, efímero.
Inaferrable.

————

Alrededores

Las aves
en la tarde,

las azucenas
y el silencio,

el fondo rojizo
del infinito,

todos habitan
este pequeño corazón.

 

.

DE REGRESO

Me verán volver entre líneas de agua,
simplemente,
sin más deseos que partir
gota entre las gotas.
Será a plomo y en silencio,
un paso inmóvil
desde el umbral de la hondura.

Me libraré del apego
a las maderas de esta casa,
a los bolsillos llenos de imponderables.
Saldré de esta ropa, de este latido,
para ser disperso.

Me iré sencillo
a conversar con la niebla.

.

 

.

Nada sabemos salvo el desencuentro

Simulo distracción mientras agito otro tiempo
que inflama el corazón del amanecer.

Cierro los ojos e imagino los signos
de un lenguaje universal.
Busco razones
mientras palpito tristezas
derramadas en las grietas
de un espacio perplejo.

Cuando el alba abre caminos,
absorta, la lucidez se espanta.
¿Con qué veneno ahogamos la insistencia
y la ilusión, si de nadie es la luz de la distancia?
Ninguno es dueño del color con que atardece.
La conciencia navegó milenios para llegar aquí
y forzó un hombre aturdido
en medio de las piedras.

Hay alamedas heridas de sed,
pájaros con estertores de pánico,
pequeños peces luchando contra el invierno.
Pero hay manos de mujer
a lo largo de mi espalda
que mitigan la ferocidad de la vida.
Así siento las caricias y los desaires.
Ahora los años acosan para siempre,
y son apenas silencio
en el fondo de un gesto.

.

La razón es ciega cuando se agita un prisma

Cualquier palabra no es tu palabra;
no es tuya la voz del niño
con garganta de trueno,
ni el color del tulipán, ni la brisa del sur.
Ese escudo no te cubre del temor,
esa cota no impide el paso de las flechas.

A veces, la luz se dispersa
para dejar un hueco confuso
en el ojo de los hombres.

Cuando los bosques en tierras aún indecibles
no imaginaban su follaje,
cuando el sol era un punto
con todos los puntos encendidos,
cuando los astros eran fragmentos
de un único astro incomprensible y loco,
y la molécula vibraba en la insistencia,
el escriba ya era parte de un recuerdo
en la materia,
y aunque sus ojos no atinaban ni el espíritu
ni el hueso, ni el calor, ni la intemperie,
en su inercia la vida planeaba la risa de la pasión
y el cuarto oscuro de la ciencia.

Luego un hombre entrevió el roce, la fisura,
el músculo partido
por la simple disolución de la franqueza.

Y gimió.

.

Los ojos se cierran a la danza o se abren al dolor

El tala se ciñe entre arrugas y silencio;
entra y sale del aire con una fuerza antigua.
Se lleva la última gota de las acequias
hacia un torrente invisible
que no alcanza su piel muda.

Cuando el monte envuelve su sed y su tristeza
el cielo lo ve alzar los brazos al viento.

Navegaré la eternidad para entender este porqué,
este confuso caracol que se ahoga entre arena y sal,
esta ambición que cae en las manos de la intolerancia,
este falso remanso de la idea.
¿Cómo ver el otro lado del espejo
cuando el núcleo está en la carne?
¿Cómo ser uno cuando desmayo?

La vida se contrae, se recuesta en la senilidad,
se apostema y se aturde.
El delirio invade las formas, la razón vacila,
la desnudez intenta un color en las tinieblas
y busca una especie, una estirpe, una tribu,
un cimiento donde sembrar el aire.

Pero la luz se hace noche, niebla, sopor,
confusión de lirios a la sombra de un nogal.
Carreras infames dibujan un pasar delgado y pueril.

El ocaso es demasiado vértigo para la desnudez.

.

Nos mantenemos agua  en un estanque mensurado y atónito

Acaso consagramos las tardes al estupor.
Alejados del ya,
indagamos lugares sagrados de la memoria:
los pródigos sueños, las tantas quimeras,
las ambiciones que crecían temerosas
con lentitud de otoño.

Tristemente, el niño se obliga
a dejar la ingenuidad y juega a estar cansado.

Las horas se hacen interminables días en la luz.
Inteligibles las cosas se ufanan de existencia.

La decisión es al fin un nervio que obedece,
un latido que se expresa, que se abre.
El tiempo deviene en el verdadero sí de las manos
y descree de oscuros enemigos revelando un calor
que no sucumbe al frío de la tristeza.

Aún así la paciencia hace lentos los meses,
los siglos llevan en andas lo indecible de lo eterno,
la levedad y la caricia se someten a la ansiedad,
el olvido se hace nunca y la esperanza brisa.
El antes alberga una quietud
y el ahora una historia y un silencio.

No tenemos tiempo más que para nombrarnos.
Casi siempre el árbol es más débil que su flor.
Nacemos para ir perdiendo la luz de las estrellas.