LEONARDO GASTÓN HERRMANN (Buenos Aires/Bahía Blanca, ARGENTINA)

.

Leonardo Gastón Herrmann

Leonardo Gastón Herrmann

Leonardo Gastón Herrmann nació en 1975, en Buenos Aires, Argentina. es poeta, artista plástico, docente, escritor y titiritero. Comenzó sus estudios de dibujo y teatro en los talleres de la Casa de la Cultura de Florencio Varela. Al finalizar la escuela primaria, por consejo de su profesor de plástica Calixto Saucedo, se inscribió en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, egresando en 1997 con el título de Maestro Nacional de Dibujo. Simultáneamente, desarrolló su actividad como poeta y escritor. En 1996 editó la primera versión de su libro “La anónima resurrección del barro”; y, como titiritero, realizó numerosas funciones en diversas plazas y centros culturales de su ciudad natal, Florencio Varela. En 1997 se integró al Grupo Literario La Luna Que. En el período de 1997-1999 participó de numerosas actividades literarias, exposición de cuadros y reuniones de lectura. En 1998 se reimprime en la Colección Veintealas de La Luna Que “La anónima resurrección del barro”. En 1999 escribe su primera novela titulada “Escrito”, aún inédita. En el año 2000 se incluyen sus obras en la antología del grupo. En ese mismo año forma parte del II Encuentro Internacional de Poetas y Escritores en San Marcos Sierras y Cruz del Eje. Publicó la novela “Crónica del ritual” en 2012. Y durante largos períodos trabajó en una serie de cuadros inspirados en la obra de Friedrich Nietzsche. En el marco de este trabajo, se adentró en diferentes aspectos de la vida y la obra del filósofo, filólogo y poeta de tal modo que, desde 2009, Gastón Herrmann diserta sobre su obra en distintas ciudades del país; son algunos de sus títulos: “Nietzsche, El phatos del mundo”, “Friedrich Nietzsche: El eterno retorno”, “Friedrich Nietzsche, aquí está el hombre”. Reside y dicta clases en la ciudad de Bahía Blanca.

Espiral sagrado

“Toda repetición ritual de la cosmogonía viene precedida por una regresión simbólica al caos”.
                                                                                   Mircea Eliade

No existo si no me nombras,
mi cuerpo es una palabra
Vertebrada por las existencias.

Animal con misterio,
Incauto nombrador de las cosas
Dios de carne putrefacta,
de nicho sin estrellas,
de soles pagados por la sangre.

¿Tú has escrito mi nombre
en la piedra?

Todo es uno, en el caos
escatológico de los tiempos
donde se teje mi sombra.

Estigma caminante de la noche,
acopiador del destino escrito
en las entrañas de las aves,
Rey muerto del rebaño,
de la Jauría de Orión
descuartizando al monarca.
¿Tú has revelado en oráculos
de ceniza mi nombre secreto o infinito?

No ves que me disuelvo
Sin tu miedo, sin el grito
del macho cabrío en el aquelarre.

Andrajoso soberano de la patria
de los grillos y las osamentas,
profeta dual de las triadas matriarcales,
de las diosas que beben el plasma
de los recién nacidos, de las fértiles
Hembras lujuriosas que danzan
al borde de las hogueras.

¿Tú has dibujado mi rostro
en el silencio blanco del papiro?

Rito Iniciático

          “…Ahora ya no es lo mismo que antaño:
          Donde quiera que me vuelva,
          así en la noche como en el día,
          Ya no me es dado ver lo que antes vi…”
                                               William Wordsworth

…¿Cuál es el nombre del tiempo?…
La ventana se incrusta en tu cuerpo,
El horizonte es la carne líquida
Que se escurre en las horas,
Los ojos cerrados de los naufragios,
De los amantes muertos
En cada fragmento de la memoria.
…¿Cuál es el cadáver de la infancia?…
Los perros ladran en la siesta
Y mis huesos se pudren al sol
Con sus cuencas vacías, abiertas
De par en par.

…¿Cuál es la cifra que grita en la tarde?…
La magia nace de superar la muerte,
Contemplación de la alquímica danza de los arboles,
De las estriadas  hojas que juegan con los remolinos
De las inertes nervaduras de las sombras
De los nombres que me devuelven los jazmines
De mi renacer en el crepúsculo
Junto a tu cuerpo desnudo de silencio.

Postales del genocidio y sus instituciones

Mercado

.
I
Una bolsa de huesos en el mercado
Especulación de las vísceras
gravedad de mi ojo cayendo en la burbuja.

.
II
Imperio del sistema,
agonía del papel y su monstruoso Dios
la úlcera es una cifra,
un cuerpo desmembrado
una bursátil mortaja
cotizando la intemperie.

.
III
Valor de mi corazón pudriéndose,
los profetas no pueden detener la tragedia
los mercados
subastan
los fragmentos de mi cuerpo.

.
IV
Ética del fenicio
descarnada ironía de la ignorancia
en los templos del capital
reclaman
un nuevo sacrificio.

Especulación de la inseguridad

.
I
Desesperación de la palabra abatida
sortilegio fascista del discurso,
el enemigo es el extranjero,
campos llenos de cadáveres
de otros
que alguna vez  fueron.

.

II
Batallones de la inseguridad
asedian la ciudad de los condenados,
gritos de la favela
el poder nombra las próximas ejecuciones.

.
III
Desterrados del sistema
sombría conjura de la hambruna en los huesos,
Campamento devastado de de gitanos
diáspora de la imagen en  los barrios
los ejércitos de ocupación arrasaron  la esperanza.

.
IV
Abismos de la piel
escuadrones de la muerte
cazando los niños de la villa,
el fascismo es un muro construido de silencio,
una fosa anónima,
un réquiem desgarrado de los pobres.

.
V
El Dios de las maquilas
desató la matanza,
sus ángeles narcóticos
destrozan los papalotes del cielo,
las mujeres son estatuas de sal
que hieren la tierra.

.
VI
Sicarios de Medellín,
cartel escrito con cenizas,
niños mendigos de la muerte en gramos,
sombras de los paras que asolan las aldeas,
lagrimas del descuartizado por los pájaros,
cruces sin nombre en el silencio.

.
VII
La frontera se alza sobre mis cadáveres,
un de ojos protege a los traficantes,
el desolado imperio de la hipocresía
organiza los ejércitos de la peste.

.

VIII
Mosquitos de marfil invaden la triple frontera de los siglos,
generales expanden las cenizas del cautiverio,
niños transparentes cosechan la flor del olvido
en los áridos campos de la indiferencia.

.
IX
Conurbano de mi ojo herido,
espantajo de los perros husmeando en la carroña,
lumpen devenir de las sepulturas,
últimos flashes de los pibes
fusilados en la esquina.

La media verdad de la propaganda

.
I
Especulación de los Dioses de vidrio,
oráculo de números,
anuncio de sangre.

.
II
Espectros virtuales del campo de concentración,
cámaras que aprisionan
al niño alado.

.
III
La mentira es una imagen liquida
pantalla que silencia los muertos
media verdad grabada en la pólvora.

Cimientos de la mediocridad

I
Imperio de la formalidad,
mazmorras del vacío silencio de los gritos y el orden,
claustro de cadáveres
que recitan la ignorancia.

.
II
Edificio derruido
monumento de arrogancia
bandera miserable sostenida por la sangre,
profetas de sabiduría paupérrima
gestados en la hipocresía.

Anuncios