DIEGO L. GARCÍA (Buenos Aires, ARGENTINA)

Diego L. Garcia

Diego L. Garcia

Diego L. García nació en Berazategui, Buenos Aires, en 1983. Es Profesor en Letras, crítico literario y poeta. Publicó: Fin del enigma (Editorial Municipal de Berazategui, 2011), Margen del verano (cuadernillo, Ed. de Autor), Hiedra (La Luna Que, 2014), Ruido invierno (La Luna Que, 2015). Coordina el Blog: http://www.margendelpoema.blogspot.com.ar

———

                                 “ceñido de hiedra, ruidoso”
                                 “Himno a Dioniso”, Antología Palatina, IX

el ruido es vida / voz del ritual
forma sin ley de la palabra
siempre bárbara / filosa
sin embargo
el ruido puede perderse en el ruido
no ser más que un fragmento
de sí mismo / un ánfora quebrada
por la sequedad del museo
entonces
el tíasos aturde y no hay ritual
Dioniso es un nombre
en el manual de mitología /
la hiedra trepa
por el muro del absurdo / cortada
porque sí / ruido invierno
dicho en serie
nada

———

dispara / el oro por las bocas
su deseo pesa más que lo real
lo arrastra como pez en anzuelo
afilado / no opone resistencia / es
en su pecera / fiel mascota de la muerte
dispara / es todo lo que tiene
bajo la manga / no hay palabra ni control
ley de tragarlo todo / aun
su cuerpo domesticado a la aridez /
rancio estado del alma / escribió
Jerónimo de Estridón / sus días en el desierto
bastaron para tocar el vacío / nada
halló en la nada / tras el último bocado
otra vez el yo / pena de ser

———

en la casa quedan
voces que corren por los fondos
con ojos de niño lejano
voces que nombraban al amor
mate cocido / tango / tarde bajo la parra
voces que no dicen / gritan
su propia ceniza
voces oscuras como el silencio de los cuervos
voces sabias como perros / palomas / ciruelos
voces con sabor a océano / a campo
con el calor de junios antiguos
voces que ya nadie escucha y arrasan
las topadoras de lo rancio
voces que saltan en los patios
dibujados con piedras / ranas / hormigas felices
voces confundidas entre llanto / barro / cañas
voces ahogadas en la noche que retumba
en el pozo donde no caben ya
las
palabras
voces enterrándose / esperando
que el viento llegue para limpiar el dolor
y no queden más que surcos
surcos y pájaros

———

el mar / el olor de los árboles
¿estoy des/cribiendo / cayendo
en el ruido invierno /
o emergiendo de las palabras a
la zona desierta /
el murmullo ab/origen / el espacio
exterior al punto /
margen donde el poema produce /
estoy / siendo máquina acaso
dejándome decir por la espuma
que toca nuestros pies /
dejándome deshacer en el poema
siendo huella? / mar
un acá tan fuerte que nada
dicho
puede ser parte /
de alguna forma de sentido
material en este yo