Hero – Carmina, el nuevo poemario de Ricardo Rubio comentado por Cesc Fortuny i Fabré

Hero – Carmina

 HERO – CARMINA

En el principio era el Verbo

 

El epígrafe de Thomas Carlyle, que abre las puertas de esta obra, representa un hilo, una columna vertebral donde se sustentará el periplo del héroe. El título no engaña, Hero Carmina, poema para y por el héroe. Poesía ya no heroica, sino escrita desde la heroicidad, desde las tripas mismas del acto vital, de la mirada al pozo y de la autoconciencia El salto de fe al abismo de saberse, de autoconocerse. Las canciones del héroe, la consciencia, la vida.

Según el evangelio de Juan, “En el principio era el verbo …” así en nuestro Hero Carmina, Ricardo Rubio nos dice en el poema  Tierra de Lid “… Luego llegan las mañanas del alfabeto: las líneas cruzan el papel y el lápiz cristaliza la memoria …”  Al igual que un discurso, nuestra mente se construye, se forma, y como decía W.S. Burrougs, el virus del lenguaje se encarga de estructurar nuestra mente, de dar nombre a sensaciones y a conceptos que nos serían del todo ajenos.

Sin ninguna piedad, el poeta nos advierte que “ … Tiznado, entre la inercia y los sueños, el héroe empieza a vivir jugando al desenlace. …” ya que de ese inconsciente que colapsa, nace la voluntad, el empuje o la libido si lo prefieren los más freudianos, que nos arrastra río abajo. Siempre el mismo lecho, siempre distintas aguas.

Una vez hecho el salto, una vez conseguido el desequilibrio que mantenía la balanza, el consciente se va formando al dar nombre a las cosas, y al hacerlo, se va formando a sí mismo. Como un mantra eterno que no quiere despertar, pero que al ser recitado en voz alta, despierta a su emisor. Muy descorazonador resulta la insistencia de Rubio en recordar el azar, el caos inherente a la creación, el doloroso sinsentido de la existencia: “Nos es dado este fragmento para intuir la luz,/ para verla nacer y morir en manos de la ruina,/ para ser y no ser entre raudales de azar,/ para fatigar su índole,/ su esencia de secreto,/ su afonía.” Descorazonador, sí, pero terriblemente bello.

Para el poeta, es ya toda una heroicidad, roer ese estadio preconsciente, ese cálido útero de la mente, en el que ésta funciona de otra forma, con otros códigos probablemente mucho más naturales, así “… el niño funda la sustancia silábica,/ una intención de lumbre en el sonido …”

Llama la atención la pulcra construcción gramatical, el quirúrgico dominio de las palabras, imposibles sin un oficio sólido, sin una experiencia asentada. Algo que me induce a pensar en una madurez, en un control de las riendas, que permite hacer y deshacer al poeta lo que le viene en gana. En esta primera parte del poemario, me resultan muy destacables  los versos del poema La lucha interior del adalid: “Veo la oscuridad/ y no sé si la noche es la de afuera.”  Esta certera simplicidad con la que se expresa en ocasiones, contrasta con el complejísimo discurso que encierran las palabras.

Ricardo Rubio

Las estructuras de los poemas suelen contar con versos flotantes, lapidarios, sentencias que sepultan inmisericordes, y que resonantes, rebotan en nuestra memoria inmediata. Estos versos flotantes, son usados en ocasiones tanto a principio, a mitad o al final del poema, amén de ser usados en las tres ocasiones a un tiempo. Pero es para mi gusto el verso flotante final, el que actúa de rúbrica, el que encierra el secreto y la sorpresa, es como digo, la losa que el héroe debe soportar en su largo recorrido.

Los versos en forma de pregunta interrogan al héroe sobre el mundo que le rodea, le sitúan y le anclan poco a poco en esa realidad que se construye con el discurso, con la interpretación.

Si la primera parte del poemario es la niebla de los sueños, el preconsciente, la segunda es la asunción de la no heroicidad,  “No habrá juglares ni trovas/ para el héroe de todos los días./ Será diminuto, invisible,/  un latido al azar.” o en otras palabras, la desaparición de las formas mágicas, y la aparición de lo cotidiano, y a su vez, el hecho de que lidiar con ello, con lo cotidiano digo, será de facto, toda una heroicidad.

El poeta se pregunta cual es el sentido de todo lo estructurado hasta el momento, de la vida tal y como se entiende en la edad adulta, del conjunto de convenciones que nos permiten relacionarnos y socializarnos. Aquí, las preguntas interrogan al héroe sobre su naturaleza, sobre el trabajo de construirse y sobre su construcción misma, pues el héroe, desprovisto ya de la certeza de la inocencia, cuestiona y se cuestiona el mundo y a sí mismo. “Sé que respiro,/ aunque ignoro el sentido de la inercia./ Sólo intento superar la asfixia,/ la opresión, el tedio, la acidez,/ la desolada esperanza de equidad./ ¿Dónde, la lógica, el juicio, la razón?”.

Los propios interrogantes, las preguntas, son los dragones contra los que debe lidiar, aún a sabiendas de que la victoria es imposible. Son los molinos de un Quijote enloquecido ya por su propia locura. Ya no hay hadas ni duendes, y aunque se intuya futuro, el pasado empieza a doler mucho más.

El héroe es presentado aquí como un ser que busca, una vez asumida la destrucción de lo mágico,  una justificación para la existencia, una excusa que resucite el motor, la voluntad primera que lo desencadenó todo. Un retorno imposible a ese desequilibrio inicial, al Big Bang.

Especialmente demoledor se me antoja el poema Parpadeos de un derrotero heroico, donde se exploran con crudeza las sensaciones de desconsuelo y decepción propias de la vida, de la asunción de la vida, del espeluznante resultado de hacer balance. La crisis. Citaría entero el texto, pero me quedaré con el verso final “Ningún espejo descubrirá mi ausencia.”  donde la tragedia del vampiro es una metáfora arrasadora y brillante, sobre la terrible sensación de indiferencia que nos profesa lo externo hacia nuestra existencia.

Si pudiésemos hablar de nacimiento, vida y vejez, no sería esta última un remanso de paz, más bien parece que el poeta nos enfrenta a la derrota absoluta, a la destrucción de todos aquellos conceptos que creamos en la segunda parte del poemario, y que ahora han sido desenmascarados definitivamente. Una rendición, entiéndase, muy al estilo de Miguel de Molinos, quien nos hablaba de la aniquilación, el recogimiento, la muerte mística, la oración de quietud; y en definitiva, de la suspensión de la palabra y por ende del entendimiento.

Es en esta última parte, donde en el poema El desmayo a los pies de una estatua, aparece el magnífico epígrafe del poeta, narrador, dramaturgo y ensayista Omar Cao, “Sólo los elefantes/ vuelven para morir …” Ricardo Rubio nos sumerge en la destrucción, en un Kali-Iuga particular, donde el héroe desbarata poema a poema, deconstruye verso a verso, todo cuanto había parecido asentado. La soledad y el silencio, son ya compañeros de viaje, son hermanos, padres y madres que se proyectan en antiguos espacios familiares, lugares que una vez revisitados, aportan la paz de la derrota. “… la noche apacigua las heridas/ y el silencio es pan del bueno/ antes de empezar a soñar. …”

Si existe un final, es el principio, ese en el que nada tenía nombre, donde todo estaba por descubrir, por hacer, un alzheimer deseado y liberador. La fusión con el niño y con todo. La extinción.

Cesc Fortuny i Fabré

Cesc Fortuny i Fabré,
Monistrol de Montserrat, 2018

Anuncios

CESC FORTUNY i FABRÉ (BARCELONA, ESPAÑA)

Cesc Fortuny i Fabré
Cesc Fortuny i Fabré

Cesc Fortuny i Fabré, Barcelona, 1971. (Nota la final)

Poemas de “La dolorosa partitura del miedo”, Alkaid ediciones, 2014:

 

 

la mano es un nido secreto y humilde

Los perros, dislocados de la médula que el hombre arroja, no pueden acatar la lluvia del Arquitecto en los arrabales de su simiente sin que los sudores de la carne embarazada, incómoda bajo las uñas del astro perseguido, busque su materia en la cárcel que aferra la escasez a la raíz del moribundo. Nuestros corazones se ahogan en el vértice de una cama, en la soledad de los hongos o en la hostilidad de las cifras, y renace el mar, cual suicida que se descuelga del instante, para ladrar por las madres que florecen de los relojes soltando la corteza de la nada.

 

Olido en tu sexo, mi nombre ahora roto, cabalga oscilado para no respirarme en mi apetito, y la Biblia es vehículo lento que se sabe espejo de babosas en el exilio de los ríos. La mano es un nido secreto y humilde, que viaja sin sustancia por los glaciales objetos del mundo, grabada en nuestra amnesia.

Las plantaciones dormidas arden a modo de velas turbadas que se desmoronan sobre el desolladero de las ardillas.

Bellos, como el temblor de manos del alcohólico, nuestros bosques nocturnos forman alfombras de fantasmas, que cuando el sol resbala traslúcido, se tornan paisajes hambrientos que vomitan arroyos de herrumbre. Me atan a mares de pequeñas jeringuillas, a océanos de piedra, a la monotonía de la tribu y al vigor de las luces osciladas que flotan en la tiniebla.

 

el pene es un bastón nocturno, un espejo de barro

Veo millones de lunas, detrás de mis párpados, que sueñan lluvia en un bosque regado de madera. El cielo se derrama en semen sobre un sol subterráneo, cuando el pene del mundo se clava en el vientre de la vida, marginado según el celibato del yonqui. Yo nunca he alcanzado la sabia ceguera de los locos, allí donde las niñas entonan un réquiem desde la ropa brutalmente violada por sus huesos, y hay vestidos de ratas, desollados en la tierra, fornicados una y mil veces por la morfina.

Quiero que el rostro que duerme en el reflejo y se me clava en los ojos a modo de máscara hambrienta, huya como el amor, o como la lombriz que orada el fango arropada por el cuchillo de la oscuridad. Cabalgo el murmullo de los jazmines, quebrantados por un ejército de versos, que amputan mi garganta y la hacen suya negándome el aullido. Y es que en el hueco de los gritos vive mi monstruo, mi tan querida bestia, un músculo de pus que palpita en el sueño. Desde el fondo del pozo veo mi cuerpo asomado a la boca de piedra, y en mi cerebro, pequeñas luciérnagas buceando igual que difuntos inmersos en la nada.

Soy mi espejo muerto, mi angustia en la nieve del volcán, mi oración de castigo, mi deshonra de identidad creciendo en la penumbra, bajo esta madriguera explotada en estrellas. Y puedo llorar bajo las aguas del río o regalar un puñado de flores a mis difuntos amados.

Sueño con empujar mi cuerpo lejos de esta noche, dejar de ser el gato negro en el cristal.

 

 

la sonrisa de los huesos, sigue de cerca el parto del aire

 

                                         Navegando por mis propias llanuras,

                                         anegadas de viento o llanto que no acaba de nacer.

                                                                     Andreu Navarra “Grecia”

 

Se concentran las rodillas de los náufragos en los acordes despoblados de los días y se reinventan los naufragios en brazos de los muertos, para que el drama del océano descuelgue de las nubes el terror de un pubis bautizado en el ojal izquierdo del abrigo de la muerte.

Me espían las arterias del color, noctámbulas piernas del silencio, y encienden los ojos de un ángel para atraer a las máquinas, hasta que esta sangría de luces me toque el corazón con el pie.

Aunque almacenamos catedrales de moho en el horizonte bendito de las ingles, la luz del azufre se queja con tanto sexo de domingo y sujeta una alcantarilla para colgarla a millones de kilómetros de la fosa común de la primavera. Los truenos son mi música favorita.

 

La salvación pende del excremento, cuales ojos de un ejército de letras que se divierten con sólo un extremo de la noche, y que vomitan sobre los huesos de los héroes para fornicar al dolor que duerme sobre el suicidio de las horas.

He visto a tropas de vampiros recorrer los cementerios de nuestros nombres, como si el esqueleto del horizonte escalase las palabras pronunciadas a través del agujero insano de la heroína.

 

la locura me despoja como un crepúsculo de insecticida o una canción en la derrota de mis heces

 

Mi bandera negra secuestra la boca irracional de los perfumes y prepara un mapa con el que sacrificar los vapores del poema incinerado.

El mercurio que se mece en mis testículos apunta al éxodo según el frío de la estatua arremete contra el huérfano. En los árboles se desnuda la arena, se despoja de su aliento putrefacto con el que amortaja con vendajes al invierno. Me rompo en calidad de pájaro para ver como mueren mis palabras en los cementerios borrachos de mi lobotomía.

 

La humillación del ciervo eyacula el cáliz de los dientes, mientras las aceras empiezan a tener la memoria cansada de tantos horizontes silenciados en los ojos, y en la última ciudad insatisfecha, el luto por el hombre se pierde en el abrazar ingrávido de los hongos.

Una pausa que chorrea en mi palabra, como la sarna de mi mente, pisa las huellas dactilares de mi pelo y cada pupila malgastada del silencio. La locura me despoja de un crepúsculo insecticida o de una canción en la derrota de mis heces. Me convierto en el guante rojo de la tarde, con los brazos difuntos de tanta lejanía borrosa y con las ingles abiertas para abrazar las estatuas enterradas en la piel de los dioses alcohólicos. Mis fantasmas retroceden por la espina dorsal de los ríos, cuando el ganado se agita en enjambres multicolores por encima de los campos de sinalefas y masacres, allí donde los cuervos han aprendido a restaurar fósiles de tristeza.

 

 

llora a chorros el pelo púbico de la locura sobre las etiquetas de la humedad

 

Mis ojos barren la escalera de los gritos entre los verdes misterios del polvo negro. Lo irracional se anticipa al acorde polifónico de los perros y las genuflexiones de mi guitarra acogen cientos de moscas alrededor de una música que espera la lluvia. Los brazos se convierten en el pañuelo de piedra olvidado en la puerta de salida, tal que un amor en la guantera o las cenizas de un padre en lo alto de mis rencores.

 

Los ángeles se amamantan bajo la hemorragia clandestina de las vírgenes, y esperan el itinerario de la muerte para ver a la violencia desaparecer en los bolsillos del infierno. La mandrágora se inyecta DDT para no temblar en esta estela de luz que nos aplasta, que bebe sorbos de absenta, y disuelto en litros y litros de sopa, desciende por los cerebros de la noche hasta que la dignidad se ata a un presente repleto de bosques que se adeuda y se contrae en el mismísimo callejón de la hojarasca del hombre.

Llora a chorros el pelo púbico de la locura sobre las etiquetas de la humedad, hojas de plata caen sobre mis cristales, ahora que una pausa de soles heridos ha venido a atar a los mamíferos, igual que la madre me desnuda amortajando la vagina del monstruo, o como la pupila de cada hebra de mi cabello mastica los mármoles que conducen a la ortografía preñada, al camposanto de mis palabras y a los crepúsculos de todos los hijos que se han perdido entre las luces.

 

———————————————–

NOTA:

Cesc Fortuna i Fabré

http://www.cescfortuny.tk
http://www.facebook.com/cescfortuny
http://cescfortuny.wordpress.com

Ha realizado las siguientes residencias artísticas:

  • Metáfora, en busca del lenguaje único. Proyecto conjunto con Marian Raméntol en el que se experimenta con imagen, sonido y palabra en perpétua mutación. Instalaciones del Konventpuntzero, ( España, Berga, Colònia Rosal, Agosto 2011).
  • El luto de los colores.  Proyecto pictórico-poético integrado por Jaume Vendrell, Cesc Fortuny i Fabré y Marian Raméntol. Acrílico sobre lienzo sin bastidor de 2 x 2 m. Instalaciones del Konventpuntzero, (España, Berga, Colònia Rosal, Septiembre 2011).

Ha formado parte y codirigido:

  • Cofundador del colectivo artístico Tremó del 2009 al 2011.
  • Miembro del grupo poético-musical “Oxímoron, piropoesía y música cuántica”.
  • Director de la revista cultural La Náusea desde 2000 hasta 2006.
  • Miembro del grupo musical Entropia de 1994 hasta 2012.
  • Miembro del grupo musical Pleistocenne Mammals de 2002 a 2004.

Actualmente:

En el ámbito literario, combina su actividad de dirección de la revista cultural La Náusea con el proyecto discográfico La Náusea Records, y en el ámbito musical participa de bandas como O.D.I., Pandemonium, Nostromo, Zé Pekeño, Tavaskan, Oxímoron, bandas sonoras para cine y la producción de audio, tanto para cortos como para largometrajes cinematográficos.

Ha participado en certámenes y festivales de música y arte experimental. Ha estado y está vinculado a varias bandas musicales. Ha publicado tres poemarios y está presente en diversas antologías. Interesado en esoterismo y religiones comparadas, de cuyo estudio se alimenta su obra, que tanto pictórica, musical o literaria, se centra en la concepción del arte como herramienta para trabajar con el inconsciente.

Escribe poesía y narrativa tanto en catalán como en castellano, así como ensayos sobre música en diversos medios en la red, ha sido traducido al Rumano, Armenio y al Búlgaro, y ha publicado tambien diferentes trabajos musicales a través de net labels y sellos independientes. Acompaña a diversos poetas en recitales, presentaciones y performances, con sus trabajos de música experimental.

 

Festivales:

Ha participado:

VIII Festival Internacional de Poesía Moncayo (España, Zaragoza, 2008).

  • I Festival Internacional de Poesía y Microrrelatos de Viladecans (España, Viladecans-Barcelona, 2011)

Publicaciones:

La Misteriosa canción de la sangre. Alkaid Ediciones. (España, 2014)

  • Avui fosquejo morta & El silenci plou sobre les pedres. Edición en catalán que incluye dos poemarios, Avui fosquejo morta, de Marian Raméntol y El silenci plou sobre les pedres de Francesc Fortuny i Fabré. Edita: Ediciones Alvaeno. (España, 2013).
  • Tres Heridas. Antología de nueva poesía amorosa española. Selección de Carlos Vitale. Traducción al armenio de Hakob Sinmonyan. Presentación de Cristina Consuegra. (Armenia, 2012).
  • Maldiciones del lado de la sombra (Audiolibro-Objeto). La Náusea Audiolibros. (España, 2011)
  • Antología Vilapoética. I Festival Internacional de poesía y microrrelatos de Viladecans. Parnass Ediciones. Antologada por Micaela Serrano. (España, 2011)
  • La misteriosa canción de la sangre/Canciones del bloque. Paralelo Sur Ediciones. (España, 2010)
  • VIII Festival Internacional de Poesía del Moncayo (Homenaje a Miguel Hernández). Olifante Ediciones de Poesía. (España, 2009)
  • Comiendo Pelos como Herejía Poética. Ediciones Atenas. España, 2009)
  • Domicilio de Nadie (Muestra de poesía Barcelonesa). IslaNegra editores. (España, 2008)

 

Revistas en papel:

  • Número 4 Al otro lado del espejo. 2011.
  • Número 2 de la revista More/Mar. 2011.
  • Revista artesanal Iguazú de literatura y cultura, ciudades invisibles. 2010.

Revistas y espacios de internet:

  • El humo, revista electrónica de arte y cultura Participación en esta revista con el poema “La memoria resbala como una babosa de luz” de poemario inédito “La Dolorosa Partitura del Miedo”
  • En busca de otras Ítacas, Blog literario de María Jesús Silva (ADA) Participación en esta bitácora con el poema “A LOS HIJOS MANCILLADOS POR LOS GÉRMENES” del poemario “La misteriosa canción de la sangre”
  • Revista Internacional de poesía Participación en esta revista, con los poemas; GOLONDRINAS KAMIKAZES, EUGENIA, y SOY UN PUÑETAZO EN EL VACÍO. Pertenecientes al poemario inédito “Manual del Asesino autodidacta” del 2008.
  • En busca de otras Ítacas, Blog literario de María Jesús Silva (ADA) Participación en esta bitácora, con el relato “ASAMBLEA” perteneciente al inédito conjunto de relatos “Agua de Fregar”.
  • Cuaderno de Legados Participación periódica con varios poemas, en el blog de la editorial Legados.
  • CIEN AUTORES CONTRA EL MALTRATO Participación periódica con poemas o artículos en esta iniciativa contra la violencia de género y otros deleznables crímenes y abusos de poder.
  • Revista Paper de Vidre. Participación periódica sobre diversos temas..
  • Revista 3D3. Aparición en el número 0, enero, año 2009, del poema “La Bruma Herida” perteneciente al poemario “MANUAL DEL ASESINO AUTODIDACTA”
  • Revista EHEU. Aparición en el número 5, otoño, año 2008, de dos poemas pertenecientes a “MANUAL DEL ASESINO AUTODIDACTA”
  • Revista Entaban. Colaboración periódica en esta revista del municipio de Ariño en la provincia de Teruel (Aragón-España)
  • Àgora. Varios artículos y ensayos sobre música publicados a partir del año 2008, en esta revista del colectivo D.R. Produccions.
  • Artilleria Pesada. Varios artículos y ensayos sobre arte experimental publicados a partir del año 2008.
  • Poesía_Cultural Myrtos. Vários poemas publicados en la revista en el año 2008.
  • LA NAUSEA. Vários poemas, artículos y relatos, publicados en la revista desde el año 2000 hasta la fecha.
  • El Paleta. Relato corto publicado en 2004 perteneciente a la recopilación de relatos “La Boira Negra del Sud” 1998. Publicado en el espacio Jo Escric.
  • Entropia, “Takte Mòrbid” ¿Como puedo saber si soy anarko-satanaista? Un autoexamen Extracto del “Libro Negro de la ley” aparecido en el nº 30 de la revista Babab en el verano del 2006.
  • El rostre amic. Relato corto 2006. Publicado en el espacio Relats en Català.
  • Relato corto perteneciente a la recopilación de relatos “La Boira Negra del Sud” 1998. Publicado en la revista Alfabet.

Entrevistas:

  • Entrevista a la revista Belianís por Alva Eno el 5-10-2010
  • Entrevista “El cuestionario Proust” publicado en la bitácora de María Jesús Silva, “En busca de otras ítacas” el 24-09-10
  • Entrevista en el espacio llamado “Hablando con” de la Asociación Cultural Myrtos Gramma Al manar el 12-04-09
  • Revista Letras, entrevista a Marian Raméntol y Cesc Fortuny, el 22-01-09
  • Entrevista a Marian Raméntol y Cesc Fortuny en la revista El Libre Pensador, 06-11-08
  • Entrevista en Com Radio 20-01-09, en el programa Buda Club presentado por Jaume escala, con motivo de la presentación del libro “Comiendo Pelos Como Herejía Poética”.
  • Entrevista en Radio CiutatVella, en el programa La rebelión de los Antioxidantes, presentado por el Sr. Curtis, y por Josep Maria Voliac “Grenyes”, en motivo de la realización del CD “Ora et Labora” con el proyecto de ritual/drone O.D.I. de 31-03-05 (en catalán).