CARLOS NORBERTO CARBONE (Buenos Aires, ARGENTINA)

Carlos Norberto Carbone

Carlos Norberto Carbone

.

.

.

.

Carlos Norberto Carbone nació en La Matanza, provincia de Buenos Aires, en 1959. Ha publicado los siguientes libros: “Poetas para decir presente”  (1983); “La llegada de los hombres” (1984); “En la huella del hombre” (1986); “III Antología de poesía joven argentina” (1988); “Antes que el viento se apague” (1989); “500 años del decubrimiento de América” (1992); “La otra voz” (1993); “De andenes, lluvias y otras melancolías” (1995); “10 años sin Borges” (1996); “Variaciones sobre la noche y otras oscuridades” (1999); “Testigos de tormenta” (compartido, 1997); “Cuerpo de abismo” (compartido, 1999); “Bodegueros del diablo” (compartido, 2004); “Seis son una jauría” (compartido, 2006); “Pasajeros del penúltimo tren” (compartido, 2007); “Doce ciudadanos + Uno” (2008); “Áspid” (2011).

.

DESOCUPADO
.
Lentamente
perdonando a la luz
Lleva bajo el brazo
fatiga de invierno
y arrastra su desdicha
camino a casa
otro día más
con las manos vacías.
.
…………………………………….de “La llegada de los hombres” (1984)
.
.
PRECIPICIO
.
Entre brumas
arranco un beso trágico
muero lentamente
de muerte natural.
Corro asustado
pero
no logro oponer distancia
sigo exactamente
a tres pasos
de tu boca.
.
………………………………………………de “En la huella del hombre” (1986)

.

.
LA PARED
.
Algunos días
me encuentro en el medio de todo.
Otros días
habito los rincones
y soy puro pensamiento.
La pared
me presta su color
y tengo miedo
que en cualquier momento
alguien
me cuelgue un cuadro
en la frente.
.
……………………………………… de “Antes que el viento se apague” (1989)
.

.
DE OTROS VIENTOS
.
Reposa, noche, tu espalda desnuda
y vuelve tu semblante tímido
y brumoso
hacia mis oscuras ramas al viento.
Pastor de la terrible oscuridad
ahogado en nostalgias y sombras.
No florezco vanamente.
Soy ausencia en la tierra

.

.
ES NOCHE Y MIRO AL CIELO
.
Es noche y miro al cielo
una dulce caricia viene de la amante sombra
bajo estas mismas estrellas resignadas
conviven el amor y duros corazones.
Es noche y manoseo el feroz animal de un recuerdo.
Es noche y templo la madera de un sueño.
Es noche y mis manos piensan en la guitarra de
tu lluvia.
Es noche y los olvidos están dispersos por el jardín.
Es noche y se encierra como la vida misma
yo nazco esta noche y soplo sencillo
detengo la infancia en este silencio
esta noche huele a caldo sin reproches.

Es noche y en esta misma noche
andan suspiros recorriendo caderas de nácar
andan sedientos entre oraciones y penas
bebibles
andan miradas que palidecen sin vocación.
Es noche y la cas está vacía de luna.
Es noche y no hay escondite para
estas alas.
Es noche y el cielo es terrible como el mar.
Por eso la miro sentado
esta noche sólo hago lo posible.
.

…………………………….de “Variaciones sobre la noche y otras oscuridades” (1999)

.

.
EL VIAJE
.
A veces creo que ya no quedan
salidas heroicas
sólo pasos en el barro
pálidas puertas donde duermen
los finos hilos de la memoria
ventanas de cristal sin demencia
y sin culpas
despedazados pájaros en desiertas cocinas.

A veces siento una pena en el pecho
como si un hacha trabajara
en mis agrietadas ansias
y dejara caer los cortinados
de una función fatal

A veces habito un mundo flaco
peregrinas miradas demacradas
y vacías
aullidos de bisagras
en el corazón del futuro y de la noche.

A veces parece
que todos viven en un lugar
deshabitado de ilusiones

Y yo aquí con lo puesto
para iniciar el viaje.
.
.
VIVENCIAS
.
He comido frutas al pie de la planta.
Mis manos con cierta luz acariciaron caballos/
de impávida mirada.
Atravesé algunos fuegos y otros olvidos.
Viví con el perdón y alejado de las plegarias.
Amé mujeres pintadas con el color más hondo.
Anduve mudo, simulando pájaros.
Besé bocas de calor intenso
sentí el olor del mundo cuando tirita.
Me puse frente a espejos deformes
caminé las calles donde ni Dios se anima.
Bebí del vino rojo que seduce al mediodía.
Miré las montañas con el suspiro del poderoso.
Escuché cierta música de campanario caliente.
Tuve piedad y no olvidé la tortura.
Mojé mis pies en el mar de noche,
esperé el sol en medio de la tormenta.
Escribí cartas de amor con la camisa desprendida.
Llevé el cajón de un muerto amado.
Me sentí mal al límite del incendio.
Planté un árbol,
escribí algunos poemas
me emocionaron mis hijos.

Ando de corazón llameante
sigo buscando un lugar
de sal y terciopelo.

Anuncios