La poesía de Bengt O Björklund

Bengt O Björklund (Suecia, 1949)

Bengt ö Bjorklund

Nació en Estocolmo. Es poeta, periodista, fotógrafo, músico, escritor y artista. En 1968 aterrizó en la cárcel de Estambul junto con un grupo de artistas, poetas y músicos internacionales. Se abocó a la pintura sobre tela y ha realizado numerosas exposiciones en variadas salas. La ciudad de Estocolmo adquirió uno de sus grandes lienzos. Escribe poesía en inglés y conformó bandas de rock en Inglaterra y Brasil, donde condujo programas de radio, pues también habla portugués. Ha publicado: La ventana rota (1975); Los buscadores de la gracia (1978); La ciudad (2003); Me perdí Woodstock (2009); Reflexiones (2010).

                                                                                    trad. del inglés: Ricardo Rubio

Bengt ö Bjorklund & Ricardo Rubio

De “DIEZ POEMAS”

tan suave este viento
esta soledad
en la que te extraño

”serendipia” susurraste
”sé el agua
de donde viniste”

el alegre árbol está en plena floración
el jardín cede
al alto cielo vernal

soy la distancia desde aquí
a una playa en alguna parte
entre el Trópico del Cáncer
y el Trópico de Capricornio
una palmera en una región polar
flores de cerezo alrededor del ecuador

había una melodía en la radio
había cierta urgencia
el modo en que el día sangraba los rayos
en mañanas posibles
era una danza clara de la criatura
sobre teclas blancas y negras

narices de hombres viejos en rápida primavera
perros corriendo salvajemente
hay tanta dulzura
en la capacidad de decir esto
y recuerda
que hice un buen día de primavera

impregnado en cuentos de nunca más
empapado y pagado
por ricos tontos y la oportunidad
hago mi última apuesta
al número once

hay grietas en el desliz
cargas de confirmación
en los brazos de hombres araña
muriendo por tomar tu temperatura
con ellos al infierno

una pálida luna comida por las vacas
estrellas prohibidas por el estado de Kansas
la mala hierba es para los hombres de menor ambición
el té para aquellos con habilidades sociales
un cielo azul es sólo un cielo azul

hoy no se sentencian
las ondas del rol de ayer
con las respuestas que soy

manos pálidas rebotando
resurrección de piel tensa
en un golpe de regreso

bosquejo de sombrea que sangra
no hay consuelo
con la vejez

el mal camino en las calles
batió como una pluma en la tormenta
al morir el día
se encuentran a sí mismos en otra historia

los hombres pequeños ondulan y saltan
de una oración a otra
no hay decisión
sobre el paradero del yo

ardiendo como un intento del Columbus
completamente fuera del mapa
intérpretes del universo del Hubble
los colores que vemos

mano firme soportando el día
disparando como una estrella
a través de la historia
y espacios de silencio
entremedio

te sostengo un rato
y amo
el modo en que hueles
el modo en que tu piel se encuentra
con mi anhelo

me vaporiza, no por el mar
me usa como un broche
pegado a su piel
rodando como una marea
a la orilla final

 

Anuncios