RODOLFO GODINO (Córdoba, ARGENTINA)

Rodolfo Godino

Rodolfo Godino (1936-2015)

Poeta entrañable, enclavado en el despojamiento verbal y en el conceptualismo y constructor de un mundo expresivo característicamente suyo, Rodolfo Godino nació en 1936 en San Francisco, provincia de Córdoba. Es autor de una vasta obra unánimemente reconocida por su coherencia y su originalidad, aliada en ocasiones a lo epigramático, que le ha valido varias de las más altas distinciones que en la materia se otorgan en nuestro país, tales como el Premio Municipal de Poesía de Buenos Aires, en 1970, el Premio de Poesía del diario La Nación, en 1994 y el Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina para la Poesía, en 2011. Es miembro de número de la Academia Argentina de Letras y correspondiente de la Real Academia Española. Su producción –de la que hay traducciones al inglés, al griego, al italiano y al portugués–  se halla repartida en una veintena de poemarios, de los que, acorde con su estilo selectivo, fue extrayendo sucesivas  antología: 1982 publicó Curso, expandida y reelaborada en 2004 por Viaje favorable, a la que siguieron en años más recientes otras dos: Beber en lo oscuro, de 2009 y Asunto por asunto, de 2010.
Falleció en Buenos Aires el 15 de enero de 2015.

.

Vuelta al Cono Sur

Jóvenes teros y pastos naturales
hace más de diez años que el rocío
cae sin distinguir entre cuerpos y ausentes.

¿Serán llamados por sus nombres
todos los que permanecen ocultos?
¿Qué revelarán, empapadas en la arcilla,
o profundas en el granito del país,
sus lenguas descamadas?
(Quizá la sangre ahogue al sistema
para que no vuelva a girar).

País o campo de enterramientos
retorno, aun conociendo tu locura,
a la edad en que los lagrimales
descargan juicios fundados:
acéptame
como a un hijo ciego.

———

A mi mujer en el jardín

Ayer, en silencio, transplantaste lavanda
alrededor de una columna,
flores de leve color morado
y diseño de mitra humedecida,

aquí, en la nación librada
a su necrosis, amando
la tierra donde el robo de muertos
espera improbable piedad,

aquí, en nuestros arenales
ricos en fábulas, ausentes, héroes
de nombres vedados,

ayer, después de la escarcha, bajo
las cargadas nubes
que traen tu primavera.

———

Situación de los parientes

Con pocos o ningún aviso
ellos siguen moviéndose
produciendo agujeros en el futuro
y procesos de beatificación
hilvanados en veladas íntimas
después de las flores
y las coronas desarmadas.
(De esas conversaciones cruentas
se regresa sólo
en prodigios del sueño).
Descansen,
en lo posible, Luisa y Aldo
y Catalina, Teresa
y Margarita, descansen, no visiten,
no vuelvan a gargantas estrujadas
por desvalidos sobrevuelos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s